Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

íncipit.

(Del lat. incĭpit, 3.ª pers. de sing. del pres. de indic. de incipĕre, empezar).

1. m. En las descripciones bibliográficas, primeras palabras
de un escrito o de un impreso antiguo.

La primera frase de un buen libro establece un pacto literario con el lector. Desde esas palabras iniciales -cuando están bien logradas- se invita a llegar hasta la última página, una invitación que no podemos rechazar. Hoy, en Revuelta, en el marco de un campeonato más de los ‘Melenudos’, como actividad lúdica tomamos algunos de los comienzos literarios más recordados y los adaptamos ligeramente al béisbol y a los Leones de Yucatán.

Si te interesa conocer más sobre el tema, te compartimos la liga con la lista elaborada, hace unos años, por la American Book Review con las que consideran las 100 mejores primeras líneas de novelas: http://americanbookreview.org/100bestlines.asp

1.

Vine al Parque Kukulcán Alamo porque me dijeron que acá jugaban los líderes de la Zona Sur, unos tales Leones de Yucatán. Mi padre me lo dijo y yo le prometí que vendría a verlos.

2.

Muchos años después, frente al umpire y el receptor, el pitcher local había de recordar aquellas tardes remotas de 1957,1984, 2006, 2018 y 2022 en que los Leones llevaron a su afición a conocer el triunfo.

3.

Hoy han ganado los Leones. O quizá ayer. No lo sé.

4.

Todos los equipos ganadores se parecen, pero cada equipo perdedor lo es a su manera.

En un lugar del diamante, de cuyo nombre no quiero acordarme.

5.

Pelota, luz de mi vida, fuego de mis entrañas.

6.

Cuando Leoncio se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en Leonel El Coronel.

7.

No era el equipo más caro ni el más talentoso, pero era un equipo valiente.

8.

Bastará decir que somos los Leones, el equipo que ganó a los Sultanes.

9.

Hoy, en este parque de pelota, ha ocurrido un milagro.

10

Era estupendo batear. Constituía un placer especial ver las pelotas consumidas, ver las manoplas ennegrecidas y cambiadas.

11

Era la mejor versión de los Leones, era la peor versión de los Leones.

12

En una guarida en la selva, vivían los Leones. No una guarida húmeda, sucia, repugnante, con restos de gusanos y olor a fango, ni tampoco una guarida seca, desnuda y arenosa, sin nada en qué sentarse o qué comer: era una guarida-felina, y eso significa cacahuates, piedras, kibis y cervezas.

Por Revuelta